miércoles, 20 de enero de 2016

Veneranda García-Blanco Manzano

Fue una de las principales dirigentes del activo socialismo asturiano durante la Segunda República, y diputada en las Cortes de 1933. Esta maestra empezó su carrera profesional en Asturias y en 1918 se trasladó a Cuba, donde vivió casi diez años. De vuelta a su región, mantuvo una intensa actividad política y sindical: primero se integró en el sindicado de enseñanza de UGT, luego fue una de las fundadoras de la Agrupación Socialista de Llanes, y finalmente, y antes de la proclamación de la República ingresó en el PSOE. Fue detenida tras la Revolución de octubre, pero puesta en libertad a los pocos días. No intervino nunca en el Parlamento, se dedicó sobre todo a la asistencia a los presos político-sociales.

Por razones familiares no se presentó a las elecciones de 1936. Durante la Guerra Civil fue directora de Colonias Infantiles del Ministerio de Instrucción Pública. Tras caer la zona Norte en manos franquistas, se traslado a Barcelona, donde fundó la Agrupación de Socialistas Asturianos en Cataluña; también en esta época ocupó un cargo de vocal del Tribunal de Espionaje de Castellón. En 1946 fue expulsada del PSOE la facción Negrín, formada por más de 30 militantes que apoyaron al presidente socialista, y entre ellas estaba Veneranda. En 1947 ingreso en el PCE, estando ya exiliada en Méjico. Regresó a España en 1977, donde falleció en 1992, ciega por una enfermedad. Hoy en día es hija adoptiva de Oviedo. En 2008, en el 37 Congreso Federal del PSOE, se resolvió reintegrar en el partido a las personas que habían sido expulsadas por su apoyo a las tesis de Negrín; y de forma simbólica en el año 2009, en concreto el 24 de octubre y en la sede del PSOE, se les devolvía el carné. El de Veneranda lo recogió su hijo Ramón García Manzano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario