lunes, 18 de enero de 2016

María Lejarraga García

María de la O Lejárraga García es el nombre completo de una mujer culta y de gran talento. Sus obras firmadas con el nombre de su marido, fueron alabadas por la prensa y la crítica de la época. Fue diputada por Granada desde las filas del PSOE en 1933 y nombrada Vicepresidenta de la Comisión de Instrucción Pública y Presidenta de la Asociación Femenina de Educación Cívica. Su vida es toda una contradicción: maestra, feminista y activa militante socialista estuvo siempre sometida a su marido. Centró su labor en conferencias destinadas a la formación cultural de la mujer.

En 1914 fue secretaria española de la Alianza Internacional del Sufragio de la mujer y formó parte de la ANME (Asociación Nacional de Mujeres Españolas), organización feminista más importante del momento y en la que militaron también Clara Campoamor o Vitoria Kent.Pero mientras María seguía escribiendo libros que salían a la luz con la autoría de su marido, Gregorio Martínez Sierra, en todos se hablaba de feminismo: Carta a las mujeres de España, Feminismo, Feminidad, españolismo y La mujer moderna. Desde luego no era Martínez Sierra el tipo de persona que se pone al frente de la defensa del feminismo, pero tampoco nadie denunció la falsa autoría. ¿Por qué estuvo María explotada durante más de 20 años de matrimonio? Sólo confesó que ella era la autora de “ las obras de Martínez Sierra”, incluida Canción de cuna, en 1947, cuando él ya había muerto.
Tuvo mucha actividad durante la Guerra Civil. En octubre de 1936 fue designada agregada comercial de la Delegación de España en Berna. Durante 1937 y 1938 de hizo cargo de los grupos de niños y niñas que llegaron a Bélgica invitados por el Partido Socialista belga. Finalizada la guerra, marcha al exilio: se trasladó primero a Niza, donde sufrió las mayores penurias durante la Segunda Guerra Mundial, luego marchó a Méjico y finalmente a Argentina. Logró reanudar su actividad literaria, hasta que, en 1974 murió cuando casi contaba con cien años. Dejó un legado indiscutible y muy desconocido como literata, periodista, política, feminista, traductora y cofundadora de revistas modernistas. Es una de las mujeres españolas más olvidadas y silenciadas del siglo XX tanto desde el punto de vista literario como del compromiso social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario